Hacer una mudanza: varios consejos - Chándal con Tacones

Algunos consejos para hacer una mudanza

Hacer una mudanza es algo que seguramente tendremos que hacer al menos una vez en la vida. Inevitablemente, será un proceso engorroso; ya seamos un particular o una empresa. Sobre todo en este último caso puede llegar a convertirse en algo caótico.

Pero que no cunda el pánico, es algo puntual, unos días de «locura» que luego tendrán su recompensa. Cuando veamos nuestro nuevo espacio con todo a nuestro gusto, veremos que ha merecido la pena. Además, hay formas de hacerlo algo más llevadero.

A continuación, vamos a ver algunos consejos para que todo sea más fácil y podamos llevar a feliz término nuestra mudanza sin sorpresas desagradables.

Hacer una mudanza

Utiliza una empresa de mudanzas profesional

Para evitar problemas, es fundamental contratar una empresa de mudanzas. Debemos asegurarnos de que sea una empresa legalmente establecida y que nos ofrece garantías.

Según el tipo de mudanza que sea, podría necesitarse un permiso. Si dejas tu mudanza en manos de profesionales eso no será algo por lo que te tengas que preocupar ya que ellos se encargarán de solicitarlo.

Si, por ejemplo, buscas una empresa mudanzas en Málaga, bastará con entrar en una empresa confiable como mudanzas Malaga y en su misma página web podrás encontrar todos los detalles referentes a los servicios que ofrecen y pedir que te hagan un presupuesto totalmente personalizado.

Consulta varios presupuestos

Contacta con varias empresas de mudanzas y pídeles un presupuesto que sea lo más detallado posible, tanto en lo referente al precio como a las condiciones.

Una vez que hayas aceptado un presupuesto, pide la carta de porte (o contrato). Allí deberán de incluirse todos los pormenores de la mudanza: la fecha, la hora y el lugar de recogida de las mercancías, la dirección a la que deberán de ser llevados y todos los servicios que hayas contratado bien detallados.

Haz un inventario

Haz un inventario pormenorizado de todos los muebles y enseres que se vayan a transportar, especificando el estado en el que se encuentran estos.

Embalar y nombrar todo detalladamente

Para evitar que sufran daños durante los golpes que puedan darse durante el trayecto y traslado, es muy importante que todos los artículos se envuelvan con mucho cuidado. Las cajas deben de ser fuertes y estar bien cerradas, con un material que pueda amortiguar cualquier impacto en el interior.

Después, es muy aconsejable poner en cada caja el nombre de lo que lleva en su interior. Lo ideal es agrupar los objetos por habitaciones y estancias. Así agilizaremos el proceso de desembalaje una vez tengamos nuestros objetos en su nuevo destino.

Agrupa los objetos

Lo ideal es embalar primero los objetos que no sean de uso frecuente y, en el caso de la ropa, la que esté fuera de estación. Por ejemplo, si hacemos la mudanza en verano, meteremos primero las prendas de invierno.

Lo que vayas a necesitar primero es mejor dejarlo para el final. Así lo tendrás localizado, ya que pasarán unos días antes de que todo esté totalmente acomodado.

A la hora de montar y desmontar los muebles

Desmontar los muebles es algo en lo que hay que tener especial cuidado. A la hora de volverlos a montar es posible que no recordemos donde iba tal o cual pieza. Para evitar esto hay que tener algunas precauciones:

Hay que fijarse en todas las piezas y en cómo están colocadas, poniendo especial atención en piezas pequeñas como tornillos etc. Una buena opción para recordar donde va cada cosa es numerarlas mediante unos adhesivos. Otra buena idea es ir haciendo fotografías de todo a medida que se va desmontando. Así se podrán consultar después.

Los tornillos y materiales de enganche pueden ir pegados al mueble al que corresponden.

Sobre impresoras y fotocopiadoras

El momento de una mudanza, sobre todo si se trata de un negocio o local, es un buen momento para replantearnos soluciones a la hora de tener una gran impresora o fotocopiadora.

Una opción realmente interesante es el renting. O lo que es lo mismo, el alquiler de impresoras. 

Las ventajas son muchas:

  • Se encargarán de asesorarte y de elegir la solución más adecuada para tu negocio.
  • Solo pagas por lo que imprimes. Esto conlleva un gran ahorro mensual en toners. Además, en la mayoría de los casos existe la posibilidad de cancelar sin penalización.
  • Cuentan con un excelente servicio técnico. Cualquier incidencia es solucionada en un plazo máximo de 24 horas.
  • Aumenta la productividad de la empresa. Ya que pueden priorizarse tareas y programas la impresión de grandes volúmenes.

También te puede interesar: Montar un gimnasio en casa 

 

 

 

 

 

Add Comment

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies