¿En qué consiste una operación de pecho? - Chándal con Tacones

¿En qué consiste una operación de pecho?

La operación de pecho es la preferida por las mujeres; y esto es comprensible, ya que para las mujeres el pecho es una parte importante de su apariencia. Ahora bien ¿qué implica exactamente una operación de pecho y cuáles son las opciones? En este post, hablaremos de ello y todos los aspectos que debes tener en cuenta al optar por esta cirugía.

El término médico para una operación de pecho

Se conoce como mamoplastia aquellas cirugías o métodos quirúrgicos que están destinados a: reconstrucción, aumento, reducción y levantamiento del pecho. Sea cual sea la elegida, el especialista siempre debe procurar mantener la estructura natural del pecho.

Esto es fundamental, aun y cuando algunas pacientes deseen ir en contra de la voluntad del médico. Si la cirugía no se realiza en proporción a la estructura corporal, puede ocasionar graves consecuencias.

Tipos de mamoplastia

Estos son los tipos de mamoplastia que pueden realizarse:

Mamoplastia de aumento

La mamoplastia de aumento es una cirugía estética cuyo fin es aumentar el volumen de la mama; para ello se utilizan prótesis, implantes de silicona o materiales aloplásticos. En toda Europa es realizada, específicamente el aumento de pecho en Madrid es uno de los más solicitados. La razón es que los embarazos, los descontroles en el peso corporal, problemas hormonales y otros factores; pueden ocasionar la pérdida del volumen mamario o incluso deformarlo.

Emocionalmente, puede ser una situación difícil de manejar para las mujeres, algunas incluso llegan a deprimirse y tener problemas de autoestima. Por ello, el aumento de pecho es una alternativa para mejorar la calidad de vida y la forma de relacionarse con otras personas.

Ahora bien, es imprescindible que emocionalmente se trate de una paciente estable. Solo así podrá tomar una decisión correcta sobre la cirugía y no hacerlo solo por un episodio depresivo. A algunas pacientes se les recomienda buscar ayuda psicológica antes de someterse a una cirugía, según las condiciones y factores que puedan afectar.

Quienes se sometan a esta cirugía no deben estar en período de lactancia, tampoco se recomienda para adolescentes. De igual manera, no es recomendada en mujeres con sobrepeso, infecciones y otros problemas de salud. Es imprescindible que todas las candidatas puedan tener expectativas realistas de la cirugía y no esperar resultados perfectos.

Mamoplastia de reducción

Por lo general se realiza para mejorar problemas físicos, más allá de funciones estéticas. Cuando las mamas llegan a tener tamaños desproporcionados, pueden causar fuertes dolores e impedir el desarrollo de actividades comunes. Debes saber que las mujeres que se sometan a esta cirugía no podrán amamantar posteriormente.

En este tipo de cirugía la paciente también deberá someterse a análisis médicos, y solo los especialistas pueden determinar quiénes son buenas candidatas. De igual manera, el especialista y la paciente deben acordar el tamaño ideal de la mama. Las expectativas tampoco deben ser perfectas sino realistas, se deben considerar diversos aspectos que puedan influir en los resultados. Siempre se debe hablar con sinceridad con el especialista para expresar cuáles son los resultados esperados.

Tanto el aumento como la reducción de pecho no están cubiertos por la Seguridad Social.

Reconstrucción de pecho

También se pueden realizar operaciones de pecho con fines reconstructivos. Puede deberse a enfermedades como el cáncer de mama o por accidentes graves que hayan causado deformaciones o pérdida de mama.

Recuperación de la operación de pecho

En general, es normal sentir dolor, tener inflamación y moretones. Estos síntomas pueden pasar en unos días y se indican analgésicos para aliviar los síntomas. El tiempo de retirar los puntos suele ser a los 10 días, aunque puede variar de acuerdo a cada organismo. Es importante cumplir con el reposo y las indicaciones del especialista para lograr resultados exitosos.

Respecto a la rutina deportiva, es primordial que no implique mover los brazos, y puedes iniciarla al mes de la realización de la cirugía. Si se trata de ejercicios de mayor exigencia, en los que deban utilizarse los brazos, se recomienda esperar al menos 3 meses.

Con respecto a la actividad sexual, se puede realizar con normalidad, sin embargo, deben evitarse tocar los pechos. A las 6 o 7 semanas se podrá acariciar los pechos, claro, evitando la brusquedad. Recuerda que cada paciente es diferente y el ritmo de recuperación puede variar según el organismo y algunas condiciones de salud previas.

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies